8 consecuencias de no dormir suficiente para nuestro cerebro

8 Consecuencias De No Dormir Lo Suficiente

Dormir bien y tener un sueño de calidad es fundamental para que nuestro cuerpo y nuestro cerebro rindan de manera adecuada a lo largo del día. En este artículo os explicaremos algunas de las consecuencias de no dormir lo suficiente.

Cuando la falta de descanso se adueña de nuestras vidas, nuestro cuerpo se ve afectado de distintas formas. Algunos efectos se notan al día siguiente. Pero hay otras consecuencias de no dormir lo suficiente que pueden tardar un tiempo en aparecer y pueden ser muy perjudiciales para nuestra salud en general, y para nuestro cerebro en particular. Los expertos están avanzando en entender cómo el sueño afecta a casi todo lo que hacemos.

1. Aumento del riesgo de padecer enfermedades crónicas. En un estudio de 2013 publicado en “Sleep Journal”, que involucró a más de 54.000 adultos, los investigadores encontraron que las personas que duermen menos de seis o más de nueve horas por noche, eran significativamente más propensas a tener una enfermedad cardiaca o diabetes, sufrir un accidente cerebrovascular o ser obeso. Este resultado se mantuvo incluso después de que los investigadores ajustaran los resultados para otros factores de riesgo conocidos.

2. Mayor presión arterial. Según un estudio publicado en “The Journal of the American Medical Association”, una de las consecuencias de no dormir el tiempo suficiente en la mediana edad es que aumenta la presión arterial. La pérdida de sueño causa estrés al cuerpo y a la mente de una manera que hace que la presión arterial se dispare. Si esta situación se prolonga en el tiempo y se cronifica la hipertensión, podría dañar el corazón, las arterias, los riñones, e incluso provocar un derrame cerebral.

3. Deterioro de la creatividad. Los estudios con neuroimágenes sugieren que el cerebro cuando descansa reorganiza espontáneamente la información recogida durante el día, lo que podría explicar por qué es mucho más difícil de enfocar y presentar ideas cuando no hemos dormido lo suficiente.

4. Cambios en el estado de ánimo. En un estudio publicado en “Sleep Journal” donde revisaron 19 estudios relacionados con la privación del sueño, establecieron que el estado de ánimo se ve más afectado por la falta de sueño que cualquier rendimiento cognitivo o motor. Es por ello que una de las consecuencias de no dormir, sobre todo si se prolonga en el tiempo, puede ser la depresión. Una investigación sugiere que las personas que sufren de insomnio son más propensas a sufrir de depresión que las personas que duermen satisfactoriamente.

5. Problemas de memoria. Nuestro cerebro necesita pasar por ciertas etapas de sueño profundo para almacenar recuerdos y solidificar las cosas que se aprenden. Cuando nos quedamos dormidos, nuestro ritmo cardíaco y la tasa metabólica caen, por lo que nuestro cuerpo puede centrarse en esta tarea. Si no dormimos con un sueño de calidad, no almacenamos correctamente la información disponible y tendremos más dificultades en su recuperación.

6. Toma de malas decisiones. Muchas partes del cerebro están involucradas en la toma de decisiones. Una de las consecuencias de no dormir lo que cada uno necesita es que nuestro cerebro empieza a funcionar a medio gas, por lo que es más probable que terminemos tomando peores decisiones debido al descenso de nuestro rendimiento. Además, por este mismo motivo, aumenta nuestro tiempo de reacción ante hechos inesperados. Cuando el cerebro no está bien descansado, el tiempo que necesita para recoger la información, procesarla y generar una respuesta correcta es mayor de lo habitual.

7. Aumento de peso. Innumerables estudios han encontrado que las personas que duermen menos tienen más probabilidades de tener sobrepeso. Eso es probablemente porque la privación del sueño genera alteraciones en las hormonas que regulan el apetito (grelina) y le dicen al cerebro que está lleno (leptina). Según una revisión de estudios experimentales sobre el sueño publicado en “The American journal of Human Biology”, la alteración de dichas hormonas puede conducir a la desregulación del apetito y tener efectos como el aumenta el índice de masa corporal, padecer obesidad e incluso, desarrollar diabetes, todos ellos factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer.

8. Reduce el rendimiento cognitivo y aumenta el riesgo de deterioro cognitivo. En un estudio publicado en 2002 en “International Journal of Geriatric Psychiatry”, analizaron si los problemas subjetivos del sueño en la mediana edad podían predecir el deterioro cognitivo de los participantes en los próximos tres años. Una vez controlados los resultados en función de la edad, el género, la duración del intervalo de seguimiento, las enfermedades sistémicas, y la función cognitiva al inicio del estudio, los problemas subjetivos del sueño se asociaron negativamente con el rendimiento cognitivo de los participantes durante el seguimiento.

Para no sufrir las consecuencias de no dormir, aquí os dejamos una artículo con 10 claves para descansar mejor .

¡Dulces sueños!

 

This Post Has 3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies