688884633 info@cogniland.com

Cocinar una comida especial una vez a la semana

Cuando preparas una comida, no sólo estás moviéndote de un lado para otro, ya sea en la tienda, mientras haces la compra, o en la cocina, pendiente de varias cacerolas. A su vez, cuando cocinas hay funciones cognitivas que utilizas y mejoras.

Beneficios cognitivos

  • Primero, necesitas planificación, para elegir los platos, seleccionar los ingredientes y calcular las cantidades que debes cocinar.
  • La memoria a corto plazo es útil mientras intentas recordar qué invitado acaba de decirte que era alérgico al vino tinto y cuál no quiere queso rallado en la pasta. Este es un ejercicio memorístico real.
  • La memoria a corto plazo también se ejercita mientras realizamos la compra de los productos necesarios para el menú, tratando de recordarlos mediante reglas mnemotécnicas y sin ayuda de una lista.
  • Tu coordinación motriz te impide tirar cosas, cortarte los dedos o quemarte con el fuego. Necesitarás atención dividida para poder controlar dos cacerolas al mismo tiempo, mientras entretienes a tus invitados con historias acerca de cómo incendiaste la cocina la última vez que cocinaste este plato.
  • La focalización de la atención te permite moverte desde la cocina hacia la tabla de picar y reanudar las tareas que interrumpiste momentos atrás.

Anota las veces que te animes a llevar a cabo esta acción, tus logros te ayudarán a motivarte y a sentirte mejor.

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies