Estrés crónico vs. estrés puntual, ¿cuál es la diferencia?

Estres Cronico Vs. Estres Puntual, Cual Es La Diferencia

A estas alturas, hemos asumido que el estrés es un elemento con el que debemos de convivir en vez de hacerle frente. Pero no es así. Existen dos tipos de estrés con causas y efectos muy diferentes, el estrés puntual y el estrés crónico. El primero puede salvarnos la vida, mientras que el segundo puede ser el comienzo de nuestro fin. ¿No nos merece detenernos un segundo y empezar a tomar medidas?

El estrés puntual es consecuencia de situaciones específicas que son nuevas, impredecibles, que suponen una amenaza para nosotros y en las que perdemos el sentido del control. Este tipo de estrés momentáneo y circunstancial es bueno para nosotros ya que libera hormonas del estrés que nos ayudan, a nuestro cuerpo y nuestra mente, a enfrentarnos a la situación que se nos presenta.

El estrés que se produce cuando tenemos que dar un discurso en público o cuando casi nos vemos involucrados en un accidente de tráfico, sería el estrés que se genera de manera puntual y es circunstancial. En ese momento sentimos nuestro corazón a mil por hora y estamos en estado de alerta ya que somos totalmente híper conscientes de todo lo que ocurre a nuestro alrededor. Estas son algunas de las señales que se pueden producir cuando nuestras hormonas del estrés están trabajando.

El estrés crónico, por otro lado, es el resultado de exponerse de forma repetida, y sostenida en el tiempo, a situaciones que producen esa liberación de las hormonas del estrés. Este tipo de estrés es perjudicial para nuestro cuerpo y para nuestra mente. Ciertos estudios científicos han determinado que nuestro sistema de respuesta al estrés, el encargado de liberar la hormona del estrés, no está diseñado para ser activado constantemente, y que el uso excesivo de este mecanismo favorece que muchos sistemas corporales se desequilibren y puedan llegar a romperse.

De hecho, el estrés crónico tiene efectos negativos a corto y largo plazo en el cerebro. Por un lado, el estrés puede afectar a nuestra memoria  ya que no nos permite centrar nuestra atención en la información relevante y generar un recuerdo. Por otro lado, numerosos estudios en laboratorio con animales han determinado que el estrés crónico es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas

Asimismo, el estrés crónico se ha relacionado con enfermedades de corazón, la hipertensión, el colesterol alto, la diabetes de tipo II y la depresión, todos ellos a su vez factores de riesgo para el deterioro cognitivo y las enfermedades neurodegenerativas. Por ejemplo, si una persona tiene antecedentes familiares de estas patologías o tiene hábitos de vida poco saludables, el estrés crónico puede ser el desencadenante para desarrollar estas enfermedades. Así, si el sistema de respuesta al estrés se encuentra fuera de control, otros sistemas del cuerpo como la presión arterial o el azúcar en sangre pueden verse afectados.

El estrés no es una causa directa de ninguna de las enfermedades mencionadas, pero el estrés, y la liberación de la hormona del estrés, afecta a la aparición, desarrollo y progresión de cada una de ellas. Básicamente, el estrés crónico hace que nuestro sistema cardiovascular y cerebrovascular se desregularicen creando un efecto dominó en nuestro cuerpo, si uno cae el resto le seguirán.

Concluyendo, hay dos tipos de estrés: el estrés puntual, que nos ayuda a responder adecuadamente ante situaciones de la vida diaria no habituales; y el estrés crónico, cuando estamos expuestos repetidamente a distintos factores, reales o auto percibidos, que mantienen activados de forma continuada los mecanismos de respuesta al estrés de nuestro organismo. Para detectar si padecemos estrés es importante detenerse y analizar las señales que envía nuestro cuerpo, analizando cuál es la fuente que nos ha originado esa respuesta e intentar darle solución sin permitir que se prolongue en el tiempo.

 

This Post Has 3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies