688884633 info@cogniland.com

¿ Saltarse una comida, es un error o un modo de compensación?

Saltarse Una Comida, Es Un Error O Un Modo De Compensacion

Llevar un estilo de vida cerebro saludable nos ayuda a mantener nuestro cerebro en forma y a poder retrasar su deterioro, para así hacer frente al día a día con mayor eficiencia. Una de las claves en el estilo de vida cerebro saludable es mantenerse en un peso correcto. No obstante, para alcanzar el peso deseado no tenemos que errar con acciones como la de saltarse una comida.

Un índice de masa corporal (IMC) elevado en la mediana edad se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer demencia en la vejez. En un estudio publicado en 2013 en el “International Journal of Obesity”, analizaron los efectos del IMC alto en la mediana edad en las habilidades cognitivas y los cambios en la cognición en un segmento poblacional que no padecía demencia. Los resultados mostraron que existe un efecto negativo en las habilidades cognitivas en la vejez relacionado con haber estado obeso o haber tenido sobrepeso en la mediana edad.

Muchas veces hemos podido pensar que saltarse una comida puede ser una solución al aumento de peso, pero la respuesta es negativa. Los periodos de ayuno pueden provocar una intensa sensación de hambre, posibles atracones y comportamientos compulsivos. Una de las consecuencias de saltarse una comida puede ser el aumento de peso. Al saltarse una comida, el metabolismo del cuerpo se ralentiza por la falta de alimentos para ahorrar energía. Si, debido a la sensación intensa de hambre, la siguiente ingesta es muy copiosa y se ingieren muchas calorías, al tener el metabolismo lento, se aumenta de peso más rápido.

Compensar unas comidas con otras y saltarse una comida principal, no justifica que se pueda ingerir  cualquier tipo de alimento (bollería, chocolates, snacks…) durante el resto del día. La energía es uno de los puntos fuertes a tener en cuenta en el equilibrio del día a día,  pero la variedad de alimentos que se consumen, las propiedades nutricionales que aportan y el aprender a comer de forma saludable son igual de imprescindibles.

La recomendación nutricional es realizar cinco comidas diarias para que así el cuerpo tenga energía durante todo el día. El desayuno, el almuerzo y la cena son las comidas principales donde se debe realizar la mayor ingesta de energía. Durante el resto del día se recomienda realizar dos tentempiés, una a media mañana y otra a media tarde, como enlace entre una comida principal y otra, para no llegar con mucha hambre y poder prevenir posibles atracones. Las ingestas intermedias no deben ser copiosas. La fruta y zumos naturales, frutos secos, lácteos y cereales pueden ser buenos aliados.

Comer de forma repartida y equilibrada a lo largo del día, potenciando la mayor ingesta en su primera mitad, nos ayudará a tener unos hábitos alimentarios más adecuados y mantener un cerebro más en forma para afrontar con mayor energía e ilusión nuestro presente y futuro.

¡Inténtalo, seguro que no te arrepientes!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies